Comer carne roja con regularidad aumenta el riesgo de muerte por enfermedades del corazón y cáncer.

Según una reciente investigación de la Escuela Pública de Salud de Harvard en Boston, comer dos lonchas de tocino al día aumenta las posibilidades de morir por enfermedad cardíaca y cáncer en un 20%.

Antes se culpaba a la carne roja por los problemas de salud, pero ahora este estudio a gran escala, es el primero en vincular la carne roja a un mayor riesgo de morir.

Los datos, proceden de más de 120.000 personas que fueron seguidos durante 30 años.

Casi 24.000 personas murieron durante el transcurso del estudio, y se estima que entre el 7,6% y el 9,3% de ellos podrían haberse evitado si todos los participantes hubieran reducido sus raciones diarias de carne roja.


Cada porción de carne roja sin procesar, lo que equivale a una ración de carne de cordero o cerdo del tamaño de una baraja de cartas, elevó el riesgo de muerte en un 13%, mientras que el consumo de carne roja procesada incrementó el riesgo en un 20%.

Cuando se han desglosado las muertes por causas específicas, comer cualquier tipo de carne roja aumentó la probabilidad de morir por enfermedad cardíaca en un 16% y de cáncer en un 10%.

Los productos de carne roja aumentan el riesgo de enfermedad del corazón en un 21% y de cáncer en un 16%.

Los responsables del estudio aseguran que la elección de fuentes más saludables de proteína en lugar de carne roja, pueden proporcionar beneficios para la salud mediante la reducción de las enfermedades crónicas y la mortalidad por esta causa.

El estudio encontró que la reducción de carne roja en la dieta dio lugar a importantes beneficios.

Sustituir una porción de carne roja por una porción equivalente de pescado reduce el riesgo de mortalidad en un 7%.

Las legumbres y los lácteos bajos en grasa reducen el riesgo en un 10%, los granos enteros en un 14% y las nueces en un 19%.

Reducir a la mitad el consumo de carne roja podría haber evitado el 9,3% de las muertes de los hombres y el 7,6% de las mujeres que participaron en los estudios, según los científicos.

Los investigadores llegaron a esta conclusión después de tomar en cuenta los factores conocidos de riesgo de enfermedades crónicas tales como la edad, el peso corporal, actividad física y los antecedentes familiares.

El estudio calcula que se salvarían muchas vidas si la gente sustituye la carne roja por fuentes de proteína saludables como pescado, aves, frutos secos y legumbres.

Comentarios