Las mujeres que comen pescado durante el embarazo tienen más probabilidades de tener hijos inteligentes y sociables.

Según una investigación de la Universidad de Granada publicada en la Revista  American Journal of Clinical Nutrition, las mujeres que comen pescado durante el embarazo tienen más probabilidades de tener hijos inteligentes y sociables.

En el estudio se encontró que los hijos de aquellas madres que durante el embarazo tomaron pescados grasos como el atún, las sardinas y el salmón, obtuvieron mejores resultados en varias pruebas de habilidad e inteligencia.

Para realizar este estudio, los investigadores examinaron a 2.000 mujeres españolas en la semana 20 de embarazo y nuevamente después del parto.

A estas mujeres se les preguntó sobro sus hábitos alimenticios y se les tomaron muestras de sangre para comprobar sus niveles de ácidos grasos omega 3 y omega 6, los ácidos grasos saludables que se encuentran en el pescado azul.


Los hijos pequeños fueron probados con pruebas de inteligencia verbal, y en sus habilidades motoras y sociales.

Las pruebas revelaron que los hijos de las mujeres que habían tomado el pescado más graso durante el embarazo fueron los mejores en las pruebas.

Los investigadores afirmaron a la revista American Journal of Clinical Nutrition que el ácido omega 3, contribuye al desarrollo sano del cerebro y los ojos del feto.

Contiene el ácido DHA, que es un componente importante de las membranas celulares del cerebro.

El informe también señala que la cantidad de DHA que le llega al feto a través de la placenta podría ser crucial  para el desarrollo fetal.

El estudio es parte de un proyecto más amplio sobre los efectos de la dieta en los recién nacidos que se prolongará hasta 2013.

Comentarios