La dieta mediterránea ayuda a mantener el cerebro sano.

Consumir una dieta de estilo mediterráneo, ayuda a mantener el cerebro sano y reducir los daños relacionados con la edad, según los investigadores.

Los escáneres cerebrales sugieren que una dieta rica en alimentos de origen vegetal y pescado, junto con el consumo moderado de alcohol, reduce el riesgo de desarrollar lesiones que están vinculadas con el desarrollo de los  trastornos cognitivos como la enfermedad de alzheimer.

La dieta mediterránea es considerada como el hábito alimentario de países como Francia, Grecia, España e Italia.

La dieta mediterránea mejora la salud del corazón y evita el cáncer, ya que es rica en frutas, verduras, pescado, nueces, granos enteros  y grasas saludables como el aceite de oliva, mientras que es baja en carnes rojas y productos lácteos.

Pero un nuevo estudio realizado en Estados Unidos muestra los mayores beneficios para el cerebro, donde está vinculada a niveles más bajos de volumen de materia blanca hyperintesity, un marcador de daño a los vasos pequeños.


Algunos investigadores creen que la dieta mediterránea mantiene las células grises sanas mediante la reducción de la inflamación, mientras que otros dicen que el alto consumo de vitaminas antioxidantes puede proteger el cerebro.

Un informe publicado en la revista Archives of Neurology examinó por primera vez la relación entre la dieta mediterránea y las lesiones en el cerebro, conocido como hiperintensidades de la sustancia blanca (WHM).

Los investigadores de la Universidad de Miami Miller School of Medicine examinaron los datos de casi 1000 personas con una edad media de 72 años que participaban en el estudio.

Los participantes recibieron un cuestionario de frecuencia alimentaria para evaluar los hábitos alimentarios durante el año anterior, y las respuestas se utilizaron para determinar un puntuaje de 0 a 9 que indica el mayor consumo de la dieta mediterránea, con una mayor puntuación de Medi. 

El volumen de las enfermedades crónicas relacionadas con la edad de la materia blanca se midió utilizando los márgenes de resonancia magnética.

Los resultados de la encuesta mostró que el 11,6% de los participantes tenía una puntuación de 0 a 2, el 15,8% anotó 3 puntos, el 23% obtuvo 4 puntos, el 23,5% anotó 5 puntos, y el 26,1% anotó de 6 a 9 puntos en la escala de Medi.

Los que anotaron 6 o más de 6, tenían menores índices de masa corporal, es decir, tenían un peso más saludable.

Los resultados muestran una menor carga de WMHV entre las personas que consumen la dieta mediterránea, incluso teniendo en cuenta los factores de riesgo que incluyen el tabaquismo, los niveles de lípidos en sangre, hipertensión, diabetes y antecedentes de enfermedad cardíaca.

Por tanto el estudio demuestra que un el consumo de la dieta mediterránea se asocia con un menor riesgo de síndrome metabólico, enfermedad coronaria, ictus apoplético y cognitivo, así como lo ya demostrado anteriormente, menor riesgo de cáncer, parkinson y alzheimer.

Comentarios