Dieta para tratar la fatiga crónica y la fibromialgia.

El agotamiento es síntoma de un gran número de enfermedades. Entre ellas, la fibromialgia, un trastorno que ocasiona dolor en múltiples zonas del cuerpo, o el síndrome de la fatiga crónica. En todos los casos, una dieta rica en alimentos revitalizantes es de gran apoyo, por eso, nada mejor que incluir los siguientes alimentos en tu dieta:


  • Mijo: Es con diferencia, el cereal más rico en hierro. Un pequeño déficit de este mineral puede causar desánimo y pérdida de rendimiento intelectual. El mijo es muy energético y rico en grasas saludables, por lo que es un alimento obligado entre personas que se encuentren debilitadas. 
  • Patatas: Los carbohidratos de las patatas, la pasta, las legumbres y el arroz aumentan la producción de serotonina, un regulador cerebral que calma la mente e influye sobre la percepción del dolor. Para multiplicar su acción, consume estos alimentos con una ensalada de berros o de col.
  • Sardinas: Las personas que consumen de tres a cuatro veces por semana pescado azul, rico en ácidos grasos Omega 3, tienen las articulaciones menos debilitadas y su necesidad de calmantes para el dolor es menor.
  • Apio: Las personas que no pueden descansar bien porque no logran conciliar un sueño reparador tienen en el apio un sedante natural. Crudo, cocido o en jugo, intenta que el apio esté presente en todas las cenas. Alterna su consumo con la lechuga y el espárrago.
  • Valeriana: Es significativo que el nombre de esta planta en latín signifique " estar bien". La valeriana es muy eficaz para superar los estados de ansiedad y estrés. Un detalle que la hace aún más especial es que actúa como un sedante ante el dolor y es un buen relajante muscular.
Las personas que sufren fibromialgia sienten mejora con la toma de suplementos de triptófano, un componente que está presente de forma natural en el huevo, la carne, el pescado, los frutos secos, los lácteos, el plátano y el kiwi.

  • Beneficios del triptófano: El cerebro necesita triptófano para producir la serotonina, un transmisor de las neuronas que, entre otras virtudes, mejora el ánimo, facilita el descanso, atenúa el dolor y mantiene los nervios bajo control.
  • ¿Cómo tomarlo?: Puedes empezar por introducir en tu dieta los alimentos ricos en este componente. Si no notas mejoría, toma triptófano en comprimidos. Consulta la dosis y la duración del tratamiento con tu médico especialista.
  • Precauciones: En tomas prolongadas puede perjudicar el hígado y provocar tensión. Es mejor seguir un tratamiento intermitente. En los períodos de descanso, recurre a infusiones tranquilizantes de verbena, melisa o pasiflora.

Comentarios