Dieta para planear un embarazo sano.

Algunas de las transformaciones más importantes del feto se producen durante las cuatro o cinco primeras semanas de embarazo, un período en el que muchas mujeres aún no saben que están esperando un bebé. Si quedarte embarazada es tu propósito, nada mejor que incluir los siguientes alimentos en tu dieta:


  • Semillas de lino: Estas semillas son cinco veces más ricas en ácidos grasos Omega-3 que cualquier otro alimento  vegetal. Esta grasa tan saludable es fundamental para el desarrollo de los órganos del cráneo del bebé, un proceso que se produce durante las cuatro primeras semanas de gestación. Con este mismo fin, come pescado azul dos veces por semana.
  • Leche: No sólo contiene yodo y zinc, también es una fuente abundante de calcio. Una carencia de este mineral antes de la concepción, difícilmente será superado después, cuando se forman los huesos y los dientes del pequeño. Tus propias fuentes de calcio, es decir tus huesos, serán los más perjudicados.
  • Sardinas: La carencia de yodo en el organismo de la futura mamá es la principal causa de lesiones cerebrales en el feto y de retraso psicomotor en el niño, aparte de asociarse con la sordomudez y el enanismo. La sardina y la merluza son los alimentos más ricos en yodo.
  • Remolacha: Incluye desde hoy mismo trozos de remolacha en la ensalada o toma jugo de remolacha. Así aumentarás la presencia de ácido fólico en tu organismo, una vitamina que previene graves malformaciones en el feto durante el primer mes de embarazo.
  • Pipas de calabaza: Come a diario un puñadito de pipas de calabaza, buena fuente de zinc. Las mujeres embarazadas, sobre todo las fumadoras, son las que más riesgo de sufrir déficit de zinc tienen. Además de aumentar la fertilidad, este mineral es indispensable en la formación del nuevo tejido.
POR EL BIEN DE TU BEBÉ SIGUE LAS SIGUIENTES RECOMENDACIONES: 

  • Come más ensaladas y verduras al vapor. Deberías comer más vegetales crudos o poco cocidos, ya que el ácido fólico y otras importantes vitaminas se destruyen con el calor. Un truco para asegurar la riqueza nutricional de las ensaladas y las menestras es incluir ingredientes de todos los colores.
  • Cocina con sal yodada. Asegúrate de que la sal que empleas está enriquecida con yodo. Sazonar la comida con sal yodada es la mejor forma de obtener buenas reservas de este mineral.
  • Entre horas, pica frutos secos o semillas. A media tarde o media mañana, come un puñadito de nueces o de pipas sin tostar ni salar.

Comentarios

  1. Buenos consejos!
    Es fundamental tener una buena alimentación durante el embarazo, y cuanto antes se pueda empezar mejor

    http://www.bebeslectores.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario