Los médicos con sobrepeso son menos capaces de ayudar a sus pacientes a perder peso.

Según una reciente investigación de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (EE.UU), los médicos con sobrepeso son menos capaces de ayudar a sus pacientes a perder peso.

El estudio reveló que los médicos con un Índice de Masa Corporal (IMC) de 25 o más, eran menos eficaces en la lucha contra la obesidad que aquellos médicos con un IMC normal.

Los investigadores encontraron que estos médicos eran menos capaces de diagnosticar a los pacientes de obesidad, le da más vergüenza ofrecer consejos para bajar de peso y rehuyen discutir el tema con los pacientes.


Los médicos con un IMC normal, tuvieron más éxito en el tratamiento de la enfermedad. Estos médicos tienen una mayor confianza en su capacidad de proporcionar asesoramiento sobre la dieta y el ejercicio, en comparación con los médicos que tienen un elevado IMC.

Además los médicos con un IMC normal realizan más diagnósticos de la enfermedad, un 93% frente a un 7% de los médicos con un IMC elevado.

Los datos provienen de un estudio realizado sobre 500 médicos de atención primaria en Estados Unidos.

Por lo tanto, este estudio llega a la conclusión de que los atributos físicos de un médico tienen una contribución mucho mayor a su cuidado de los pacientes de lo que se pensaba antes. 

Comentarios