Dieta para reducir los triglicéridos.

Cada vez hay mas personas con niveles altos de triglicéridos en la sangre, un desarreglo que, a diferencia del colesterol, no sólo está provocado por el exceso de grasa en la dieta, sino también por la ingesta desproporcionada de azúcares y, en algunos caso, de alcohol. Para reducirlos nada mejor que incluir en tu dieta los siguientes alimentos: 


  • Judías Verdes: Las judías, como el resto de vegetales, son muy aconsejables siempre que no se mezclen con beicon, jamón, tocino o salsas preparadas con crema de leche, queso o mantequilla.
  • Pechuga de pavo: A la plancha o al horno, la carne de pavo, pollo y conejo es preferible a la carne de cerdo, ternera y cordero. La pechuga de pavo es la parte más magra del animal, una carne sabrosa que sólo contiene 110 calorías por cada 100 gramos, es decir, algo menos que una lata de refresco.
  • Brotes de soja: Una manera de reducir el consumo de carnes sin, por ello, sufrir la falta de las proteínas de calidad es comiendo soja en todas sus formas: brotes de soja, habas, harina.... El elevado aporte en fibra de esta legumbre reduce el paso de los azúcares y las grasas a la sangre, algo positivo en caso de tener los triglicéridos altos.
  • Piña: Es recomendable comer dos piezas de fruta al día. ¿Te gusta la piña? Estás de suerte, ya que reúne tres requisitos: es una fruta poco calórica, tiene un alto contenido en vitamina C y es muy rica en fibra. Es mejor consumirla como entrante, para que te ayude a saciar el hambre.
  • Salmón: Es necesario aumentar el consumo de pescado en detrimento de la carne. Lo ideal es: tomar 4 raciones de pescado a la semana, 1 ó 2 de esas raciones deberán ser pescado azul (salmón, atún, sardina...etc). A diferencia del colesterol, las personas con triglicéridos altos pueden consumir marisco.
Las personas con los triglicéridos altos deben evitar a toda costa las siguientes cosas:

  • El alcohol: Cualquier bebida alcohólica aumenta directamente los triglicéridos, en especial los licores dulces.
  • Fruta seca: Los orejones y las pasas, los higos y los dátiles secos quedan limitados, así como la fruta en almíbar o la confitada, ya que dispara las calorías del menú.
  • Lácteos grasos: Consume de forma esporádica la leche entera, los quesos curados, los yogures enteros, las natillas y los flanes.
  • Los dulces: No abuses de los alimentos que contengan azúcar o miel: cereales azucarados, refrescos, bizcochos caseros, bollería industrial....etc.
  • Carne y pescado ahumados: Excluye de la dieta el embutido, los ahumados, las vísceras, los adobados, los salazones y los escabeches.

Comentarios