Dieta para prevenir el Cáncer.

Una dieta sin excesos y variada actúa como un escudo protector frente al cáncer. Los especialistas creen que ciertos alimentos pueden reducir en un 30% la probabilidad de sufrir esta enfermedad degenerativa.

  • Nueces: Es un fruto seco esencial en la dieta. Sobre todo, cuando se consumen demasiadas grasas saturadas. Como las avellanas, las almendras, los cereales y el aceite vegetal, su alto contenido en vitamina E evita el efecto degenerativo de la grasa sobre las células. Es por lo tanto, un antioxidante a tener muy en cuenta.
  • Zanahoria: Es una hortaliza anticancerígena. Su alto contenido en betacarotenos reduce hasta en un 50% la posibilidad de desarrollar cáncer del aparato respiratorio y reproductor. Si eres fumador o estás en el periodo de la menopausia, aumenta considerablemente el consumo de zanahorias.

  • Tomate: Maduro, es una de las hortalizas más recomendadas para evitar el cáncer de próstata. En crudo, en zumo, salsa o triturado es el alimento con mayor presencia de licopeno, el pigmento vegetal que le otorga su color rojo. Previene todo tipo de cánceres porque es una fuente rica en antioxidantes.
  • Brócoli: Es una de las verduras que mejor previene el cáncer de pulmón y del aparato digestivo por contener vitamina A, gran protectora de las mucosas. Además es una verdura muy rica en fibra y, por eso, previene especialmente el cáncer de colon y recto. La fibra facilita el tránsito intestinal y dificulta la absorción de agentes cancerígenos en las paredes del intestino.
  • Salmón: Comer salmón o cualquier otro pescado azul un mínimo de dos veces a la semana no hace ser más resistentes al cáncer. La razón está en el alto contenido de las llamadas grasas beneficiosas (omega 3).

Debemos evitar lo siguiente:

  • Beber alcohol y fumar son los dos hábitos más perjudiciales. El alcohol se relaciona con el cáncer de mama e hígado, y el tabaco con la cavidad bucal y las vías respiratorias.
  • Disminuye el consumo de grasas animales en la dieta. En su lugar, ingiere frutas, legumbres, verduras y cereales.
  • Mantenerse en el peso ideal es favorable para evitar el cáncer de mama, intestino y próstata. En este sentido, practicar deporte es de gran ayuda para evitar la obesidad.
  • Algunos expertos aconsejan no abusar de los salazones, ahumados y carnes o verduras a la brasa, vinculados al cáncer de estómago. Aun así, no hay por qué eliminarlos por completo de la dieta, solo consumirlos con moderación.
  • También existe una relación más que contrastada entre tomar el sol de forma irresponsable y el cáncer de piel. Por eso, es necesario utilizar cremas protectoras.

Comentarios