Dieta para mantener las encías sanas.

Tener unas encías rosadas y fuertes es primordial no sólo por estética, sino también por salud. Las encías sostienen los dientes y para reforzarlas nada mejor que incluir estos alimentos en tu dieta:

    • Chufa: Este fruto seco es rico en calcio y vitamina C, los dos nutrientes que mantienen en forma las encías. Precisamente por eso, se tratan las úlceras bucales y las encías inflamadas con chufa.
    • Leche: Por todos es sabido que el calcio es esencial para la salud de los dientes. Beber leche no es sólo fundamental en la infancia. En edad avanzada, tanto la leche como sus derivados evitan la deformación de la raíz del diente y facilitan su sujeción por parte de la encía.

    • Patata: El magnesio que contiene la patata es una fuente de salud para el tejido de la encía y el calcio resulta esencial para el fortalecimiento de la raíz del diente. Es importante hervir la patata con muy poco agua para que no pierda su gran contenido en vitamina C. Esta vitamina se encuentra debajo de la piel, por eso es preferible comerla con ella.
    • Kiwi: Es una fuente importante de vitamina C, fortalecedora del sistema de defensas y de los pequeños capilares de la encía. Según diversos estudios, las personas que no consumen suficiente vitamina C son más propensas a sufrir gingivitis o piorrea. Además, ayuda a sobrellevar el estrés, gran enemigo de la salud bucal.
    • Grosella: Tanto la pulpa como el jugo de esta fruta silvestre contiene vitamina C. Además, los carotenos de las grosellas, los encargados de concederle su característico color, protegen las mucosas del organismo, incluidas las encías. Al ingerirlas, notarás una sensación muy agradable de frescura.

¿Cuándo extremar las precauciones?

  • Personas mayores: Pueden tener llagas y aftas en la boca debido a la dentadura postiza o a la debilidad de su sistema de defensas. Para combatirlo, es necesario comer mucha fruta y verdura. Por mucho que cueste masticar, es un error dejar de comer o comer menos, ya que se facilita la aparición de nuevas infecciones bucales. Las cremas o los purés facilitan la ingesta de alimentos, así como los preparados para la tercera edad, de venta en farmacias.
  • Fumadores: El tabaco produce sequedad en la boca. Al limitar la fabricación de saliva se destruye la principal defensa de nuestra boca. Para mitigar este problema, intenta beber dos litros diarios de agua.
  • Adolescentes y Embarazadas: Los cambios hormonales de la adolescencia y el embarazo hacen que las encías esté más sensibles y tengan mayor riesgo de infección. Las embarazadas, además, han de cuidar la ingesta de alimentos ricos en vitamina C, A y D, calcio, fósforo y flúor para facilitar el desarrollo normal de los dientes y las encías del feto.

Comentarios