Dieta para combatir la depresión.

Las pocas horas de luz solar y una alimentación irregular e insuficiente pueden ser la causa de un estado de ánimo decaído. La dieta es esencial para mantenerse alegre y también para combatir una depresión. Por eso, nada mejor que incluir los siguientes alimentos en la dieta que nos pueden aportar vitalidad y optimismo.


  • Manzana: Sus azúcares aportan parte de la glucosa que el cerebro necesita tener en la despensa para relacionarnos con el entorno de forma positiva. Si le falta su alimento principal, se siente débil, deprimido y con síntomas de ansiedad. La patata y las legumbres son otros de los mejores nutrientes del cerebro.
  • Huevos: Es uno de los pocos alimentos que contienen toda la gama de las vitaminas B, esenciales para mantener el buen humor. El déficit de este grupo de nutrientes puede provocar trastornos anímicos.
  • Soja germinada: Los brotes de soja suben el ánimo. Es indispensable en la dieta de cualquier persona que se sienta deprimida al contener gran cantidad de la vitamina B6, cuyo déficit provoca irritabilidad y decaimiento. Su contenido en vitamina E también ayuda a calmar los nervios.
  • Arroz integral: Es una fuente muy importante de hidratos de carbono de absorción lenta. A diferencia de los de absorción rápida (azúcares, bollería y productos refinados), el arroz y la pasta integrales liberan energía a lo largo de todo el día. Este nutriente es necesario para sintetizar la sustancia que procura la sensación de calma.
  • Cacahuetes: Es rico en ácido fólico. Este nutriente nos ayuda a conciliar el sueño y propicia la estabilidad emocional. Como todos los frutos secos, contiene ácidos grasos Omega 3, que inciden sobre los niveles de serotonina, un neurotransmisor que influye sobre la sensación de bienestar.
MINERALES Y VITAMINAS QUE TE SUBEN EL ÁNIMO.

  • Magnesio: La falta de este mineral produce irritabilidad, depresión y falta de energía. Si son esos los síntomas que tienes, como más cereales integrales, semillas, frutos secos, acelgas y cualquier derivado de la soja. Si eres goloso, te gustará saber que los orejones tienen mucho magnesio.
  • Potasio: El organismo no almacena este mineral, por eso, para superar la sensación de cansancio y confusión que provoca su déficit, hay que incluir regularmente en la dieta los siguientes alimentos: fruta seca, plátano, fruta cítrica, verduras de hoja y patata.
  • Vitamina B: La carencia de algunas de las vitaminas del grupo B se traduce en pérdida de apetito, insomnio, irritabilidad y falta de concentración. El hígado, la carne magra, la de cerdo, el pescado azul, los guisantes, el pan integral y los cereales contienen altas dosis de este grupo de vitaminas, calmantes excepcionales del sistema nervioso.

Comentarios