Dieta mediterránea: en qué consiste y cómo beneficia a nuestra salud.

Como ya dijimos en un artículo anterior, la dieta mediterránea disminuía las posibilidades de desarrollar la enfermedad de parkinson a la mitad, pero no solo previene esta enfermedad, sino que ayuda a prevenir el cáncer, la diabetes mellitus y la obesidad entre otras muchas enfermedades.

La dieta mediterránea es aquella que consiste en el consumo abundante de frutas, verduras, cereales, pasta, legumbres y frutos secos; aceite de oliva como principal fuente de grasa; consumo de pescado, pequeñas cantidades de carne, productos lácteos, huevos y vino.


La dieta mediterránea contribuye a mejorar la salud en lo siguiente:


  • Obesidad: La dieta mediterránea contribuye a la prevención y tratamiento de la obesidad, debido a su gran variedad, siempre que se controlo el aporte calórico. La dieta mediterránea junto a actividad física regular, ayuda a mantener el peso ideal.
  • Enfermedad cardiovascular: Disminuye el colesterol malo y los triglicéridos y aumenta o mantiene los niveles de colesterol buenos. También ayuda a controlar la presión arterial.
  • Cáncer de colon: Su incidencia disminuye con el consumo de aceite de oliva y de grasas derivadas del pescado (omega-3), antioxidantes y fitoesteroles.
  • Cáncer de mama: Su incidencia disminuye con el consumo de grasas monoinsaturadas y aceite de oliva.
  • Diabetes: Las dietas ricas en cereales, frutas y verduras y con aceite de oliva, mejoran los niveles de glucosa, la resistencia a la insulina y el perfil lipídico.
  • Antioxidantes: La dieta mediterránea contiene cantidad suficiente y de forma equilibrada antioxidantes (vitaminas C y E, carotenoides y diversos polifenoles que se encuentran presentes en la fruta, verdura, frutos secos, granos enteros, legumbres, aceite de oliva y vino) . Los antioxidantes pueden tener un papel importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los fenómenos relacionados con el envejecimiento.
  • Alcohol: El consumo moderado de alcohol (vino), puede tener efectos beneficiosos en la enfermedad cardiovascular. El abuso de alcohol aumenta el riesgo de numerosos tipos de cáncer, especialmente los que afectan a las vías respiratorias y digestivas, y muchos estudios han podido demostrar que también causa un ligero aumento de cáncer de mama. El alcohol no se recomienda a personas con antecedentes de alcoholismo y con trastornos hepáticos.

Recuerda, para tener una buena salud, además de consumir la dieta mediterránea es conveniente realizar ejercicio físico tres o cuatro veces a la semana.