Descubre lo que el Ajo puede hacer por ti.

En un artículo anterior, ya incluimos el ajo como alimento estrella de los afrodisiacos naturales, descubre que otros beneficios te puede aportar el ajo.

En Egipto y en la Grecia clásica ya se alababan las propiedades del ajo. Los descubrimientos de la ciencia moderna han servido para ratificar su fama.

Sus compuestos azufrados, sobre todo la alicina, resultan eficaces para mejorar la circulación sanguínea, para resistir a las infecciones e incluso para prevenir el cáncer.

Entre las cualidades del ajo, que se atribuyen a sus compuestos azufrados, como la alicina, el ajoene y el trisulfuro de alilo, destaca el efecto antiinfeccioso: numerosos estudios indican que el ajo combate desde gripes y resfriados a candidiasis y herpes, y puede ser útil en problemas graves como la meningitis o la tuberculosis. En las gripes es muy efectivo para mejorar la congestión nasal.


También reduce las probabilidades de sufrir problemas cardiocirculatorios, ya que dilata los vasos y reduce el riesgo de formación de coágulos.

Su efecto anticancerígeno se explica porque estimula las células inmunitarias y evita la formación de nitritos, que favorecen el desarrollo de tumores digestivos.

Se pueden tratar con ajo, entre otras muchas cosas, lo siguiente:

  • La Gripe:
  • Gracias a la alicina, uno de los principales activos del ajo, aumenta las secreciones bronquiales, por lo que se dice que es expectorante, desinfectante y descongestionante.
  • Es un gran destructor de las bacterias y microbios que causan la fiebre, ya que posee un gran poder bactericida, alcalinizante y neutralizador.
  • Aumenta las defensas inmunológicas.
  • También se utiliza como remedio casero en caso de neumonía, catarro, bronquitis, resfriados y asma.

  • El Insomnio:
  • Ayuda a disminuir la ansiedad y los problemas nerviosos que desencadenan un mal descanso. En estos casos se recomienda tomar por la noche una cápsula de ajo gelatinizada.

  • La Hipertensión:
  • Evita posibles trombosis.
  • La cura de ajos crudos es la más efectiva para disminuir la tensión arterial.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Gracias a que ayuda a bajar el colesterol, previene la arteriosclerosis y los accidentes vasculares.

  • El sobrepeso:
  • El ajo no engorda, a menos que se coma frito.
  • Ayuda a eliminar los residuos del organismo.
  • Sus enzimas favorecen la síntesis de los ácidos grasos.

Con el fin de que no pierda ninguna de sus propiedades, se recomienda tomar el ajo crudo. Lo ideal es consumirlo acompañado con alguna otra preparación, como caldo o verdura hervida.

Para combatir la hipertensión, se aconseja una dosis diaria de cuatro gramos de ajo crudo, esto es más o menos, el equivalente a un diente y medio por día.

Comentarios

  1. Esta página es muy útil y ratifica lo que sabía de antes. Continúen informando bien a las personas. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario