Si eres fumador, una dieta para minimizar los daños del tabaco


Es por todos sabido que el tabaco perjudica la salud y que la mejor solución es abandonar este mal hábito, pero, hasta que no llegue ese momento, puedes incluir en tu dieta estos alimentos, capaces de reducir algunos de los efectos más nocivos del tabaco, y de paso, minimizar el riesgo de la aparición de algún temido cáncer por la debilitación de nuestro sistema inmunitario.


  • Nueces: Son excelentes a la hora de frenar el deterioro de la salud del fumador porque contienen vitamina E, selenio, cinc y magnesio. Estos cuatro nutrientes tienen un demostrado poder anticancerígeno.
  • Calabaza: Posee vitamina A y betacarotenos, el pigmento natural que le da su característico color naranja. La calabaza contribuye a regenerar las mucosas de los pulmones y de las vías respiratorias.
  • Té Verde: Esta variedad de té previene enfermedades del corazón. Algunos estudios indican que contiene un tipo de sustancia que es eficaz contra el cáncer y puede impedir la reproducción de las células tumorales.
  • Patata: La patata es una fuente notable de vitamina C, siempre que no le retiremos la piel ni la cocinemos en exceso. La vitamina C es fundamental en la salud de todos, pero más aún entre los fumadores porque activa la circulación e impide que se obstruyan los vasos sanguíneos, dos trastornos ligados al tabaquismo.
  • Algas: Contienen una cantidad importante de selenio, un mineral que frena la oxidación de las células producida por el tabaco. También son ricas en vitamina B12. Este nutriente suele ser deficitario entre fumadores porque el tabaco reduce su absorción. Este hecho puede favorecer la fatiga y debilitar la resistencia a las infecciones.

LOS MALES DEL FUMADOR:

  • Menos defensas: Para reforzar el sistema inmunitario y prevenir las infecciones, come fruta cítrica (kiwi, mandarinas, naranjas…etc) y cocina con abundante ajo, cebolla, perejil, jengibre y pimiento rojo.
  • Huesos frágiles: La leche y el yogur desnatados, la verdura y las hortalizas frescas, el té, la carne magra y el pescado son alimentos que ayudan a mantener un esqueleto sano y fuerte.
  • Hipertensión: Para bajar la tensión es importante comer alimentos ricos en potasio, como la fruta, sobre todo la fruta seca y el plátano, y la verdura, especialmente si la comes en crudo.
  • Piel seca: La piel del fumador pierde brillo y se reseca con más facilidad. Come pescado azul y toma suficiente aceite de oliva, de girasol o de soja. Mejora el color de la piel con alimentos ricos en carotenos (zanahorias, naranja, papaya, boniatos, melón, melocotón, etc.)

    No obstante, el mejor consejo es que abandones este hábito cuanto antes. Tu médico puede ayudarte a abandonar el tabaco. Se dice que el cuerpo humano tardaría hasta 5 años en eliminar algunas de las toxinas y suciedad que el tabaco deja en nuestro organismo. En breve publicaremos una dieta depurativa para intentar acelerar el proceso de limpieza.