Propiedades del Plátano.

Su sabor dulce, su atractivo color y su cremosa pulpa de aroma inconfundible son un reclamo para los sentidos. Hay quizá otra razón por la que el plátano ha conquistado la mesa de los cinco continentes: esta sabrosa fruta, protegida por un higiénico envoltorio natural que la preserva de la contaminación externa y facilita su transporte, resulta tan cómoda de pelar y de comer que se puede disfrutar en cualquier momento o situación.

Los maduros, de color amarillo intenso y con motas negras, son los más digestivos. Los verdes maduran a temperatura ambiente. No conviene retirar los hilos blancos porque ayudan a digerirlos.


El plátano contiene abundantes hidratos de carbono y fibra, lo que lo convierte en una fruta energética y saciante, adecuada para cuando aprieta el hambre entre horas o cuando toca realizar esfuerzos deportivos o intelectuales. Comer un par de plátanos antes de hacer ejercicio aumenta la capacidad de resistencia, mejora la actividad muscular y evita los calambres ocasionados por déficit de potasio. Su riqueza en este mineral y la ausencia de sodio ayuda a que el plátano disminuya la tensión arterial y regule las arritmias y la insuficiencia coronaria. Además debido a su contenido en triptófano ayuda a conciliar el sueño.

Comentarios