Mascarillas caseras para lucir una piel y un cabello radiantes estas navidades.

Alimentos que todos tenemos a mano en casa, como miel, manzana, aguacate, yogur, pepino…etc. no sólo contienen excelentes propiedades nutritivas cuando nos los comemos. 


En forma de mascarilla también nutren nuestra piel y nuestro cabello y los dejan deslumbrantes de salud, para que luzcas perfecta esta Navidad. En este artículo te damos varias ideas, ¡Pruébalas!

Mascarilla para lucir escote.

La piel del escote es muy fina y delicada. Para suavizarla y protegerla del frío prepara esta sencilla mascarilla.
Mezcla dos cucharadas de miel de azahar con dos gotas de aceite esencial de mirra. Mezcla bien para que el aceite quede totalmente diluido en la miel y cubre con este preparado todo el cuello y el escote. Deja que actúe unos 15 minutos y retira la mascarilla con abundante agua tibia.


Mascarilla para la piel reseca.

Las pieles secas y delicadas acusan intensamente la agresión que representan el frío y el viento del invierno. Para reparar los estragos que producen, aplica dos o tres veces a la semana esta mascarilla hidratante.
Pela una manzana y rállala. Mezcla la pulpa con unas gotas de aceite de oliva o, mejor aún, de aceite de germen de trigo. Aplícatela sobre el rostro durante media hora y aclara con abundante agua tibia. Si tienes la piel mixta o grasa, no añadas aceite.

Mascarilla para afinar el cutis.

Presiona en el mortero cinco o seis uvas y mezcla la pasta resultante con un poquito de arcilla blanca o con medio yogur natural. Esparce la pasta por todo el cutis, a excepción de la zona de alrededor de los ojos y la boca y, pasados unos diez minutos, aclara con abundante agua. Esta mascarilla, ideal en pieles grasas, ayuda a dar firmeza a la piel del rostro y es capaz de reducir el diámetro de los poros, ayudando a mantener el cutis más limpio.

Mascarilla para los granos de la espalda.

Si tienes la piel grasa es muy típico que en invierno aparezcan pequeños granos de pus en los hombros y en la parte alta de la espalda. Pero si quieres lucir un vestido con escote en la espalda, nada mejor que usar esta mascarilla para que luzcas perfecta.
Mezcla arcilla verde con agua o con leche tibia hasta dar con una pasta de consistencia. Aplícala sobre la zona afectada y retírala bajo la ducha cuando notes la piel tirante. Aplícala una vez a la semana.

Mascarilla de miel para pelo y cutis.

La miel es uno de los alimentos con mayores utilidades en belleza. No podría ser de otra forma viniendo del néctar de las flores. Un truco para que la piel absorba mejor sus vitaminas es mezclarla con unas gotitas de agua hirviendo. Si añades al preparado una cucharada de harina de avena o una yema de huevo, darás con un tratamiento facial aún más nutritivo. Y para el cabello aplica la miel directamente déjala que actúe 10 minutos y a continuación aclara con agua tibia.

Mascarilla para el cabello seco.

Mezcla en un recipiente un plátano en trozos, un huevo, tres cucharadas de miel, tres cucharadas de leche y tres cucharadas de aceite de oliva hasta que quede una masa ligera homogénea. Puedes batirlo con la batidora.
Aplica esta mascarilla sobre el pelo, masajeando bien el cuello cabelludo y las puntas. Déjala actuar durante 20 minutos y retírala con agua tibia.

Mascarilla para lucir reflejos de color.

Si quieres darle un nuevo toque de color a tu cabello u aclarar algunos mechones, utiliza en el agua del último aclarado una infusión de manzanilla, hierbaluisa o flor de saúco. Para darle un toque rojizo, enjuágate el pelo con un cocimiento de azafrán (tres o cuatro hebras por litro de agua) o añade al agua una infusión de jengibre o caléndula.

Comentarios