Ejercicios para mejorar la memoria y la mente.

Si bien siempre hablamos de la necesidad de hábitos saludables (dieta y ejercicio) para impedir que nuestro cuerpo se oxide, lo cierto es que rara vez le damos la debida importancia al cuidado de la memoria o la mente en general. El cerebro necesita ejercicio, y el no ejercitarlo podría derivar en algunas enfermedades prematuras de la mente, como lagunas mentales, pérdida de memoria e incluso algunos expertos ya hablan del Alzheimer (aunque eso está por comprobar). Lo cierto es que no podemos dejar oxidarse a nuestro cerebro.

Larry Katz, científico de Estados Unidos y autor del libro "mantenga vivo su cerebro", creó la gimnasia neuróbica, donde exponía una serie de ejercicios para la memoria. No es el único científico que ha tratado este tema, pues en 1993, un equipo de científicos de Canadá ya analizó el por qué una persona diestra que se rompe el brazo derecho y debe aprender a hacer sus labores cotidianas con la otra mano durante meses, al término quedó reflejado que tenía una mayor capacidad de memoria y facilidad de aprendizaje. Incluso algunos estudiantes que vivieron una situación similar, aumentaron su nivel académico considerablemente.



Es por eso que mostramos 20 sencillos ejercicios para la mente. Como podrás comprobar, algunos parecen absurdos, aunque según Larry Katz, los resultados serán notables si estos ejercicios se toman en serio:


  • Usa el reloj  en el brazo contrario al que lo usas siempre.
  • Camina de adelante hacia atrás por tu casa.
  • Vístete con los ojos cerrados.
  • Estimula el paladar probando comidas diferentes.
  • Lee o mira fotos al revés, concentrándote en detalles en los que hasta ahora no te habías fijado.
  • Pon el reloj ante un espejo para ver la hora al revés.
  • Cambia el mouse del ordenador de lado y comienza a usarlo con la otra mano a la que estás acostumbrado..
  • Escribe o cepíllate los dientes usando la mano izquierda, o la derecha, en caso de ser zurdo.
  • Camino al trabajo, haz un trayecto diferente al habitual durante 2 o 3 veces a la semana.
  • Introduce pequeños cambios en tus hábitos, transformándolos en desafíos.
  • Hojea alguna revista y busca una foto que te llame la atención. Luego piensa en 25 adjetivos que creas que describen la imagen.
  • Cuando vayas a un restaurante, intenta identificar los ingredientes que componen el plato elegido y concéntrate en los sabores.
  • Al entrar en un salón muy concurrido, intenta calcular cuántos están en el lado derecho y cuántos en el izquierdo. Fíjate en los detalles de la decoración y enuméralos con los ojos cerrados.
  • Selecciona una frase de un libro e intenta formar una frase diferente formando las mismas palabras.
  • Prueba a jugar a algún juego o actividad que nunca antes hayas practicado.
  • Compra un rompecabezas e intenta encajar las piezas correctas lo más rápido que puedas cronometrando el tiempo. Repite el ejercicio para ver tus progresos.
  • Trata de memorizar la lista de la compra.
  • Consulta el diccionario y aprende una nueva palabra por día. Intenta usarlas en tus conversaciones diarias.
  • Escucha las noticias de la radio y la televisión en cuanto te levantes, y más tarde haz una lista con las más importantes.
  • Al leer una palabra piensa en otras cinco que comienzan con la misma letra.
Como podemos ver, no son ejercicios muy complicados, e incluso intentando aplicarlos todos a la vez se tendría la sensación de tener nuevamente 8 años, pues volveríamos a aprender a hacerlo todo de una forma distinta a la que estamos acostumbrados.

Es cuestión de probar. Si te animas a hacer esta prueba, cuéntanos los resultados que has obtenido y cómo te has sentido durante el proceso y consecución de estos ejercicios.

Escrito por @Sandrodutty

Comentarios