Dieta para prevenir un ataque al corazón.

Las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte en los países desarrollados.
El corazón es un órgano un tanto traicionero porque da muy pocos avisos antes de lanzar la primera señal de alarma. En este caso, el dicho más vale prevenir que curar se cumple en toda regla. Te explicamos cómo reducir el riesgo de infarto incluyendo los siguientes alimentos en tu dieta:


  • Nueces: Son las mejores amigas del corazón porque contienen tres de los nutrientes más beneficiosos para el corazón: la vitamina E, el magnesio y el potasio. Comer cinco nueces al día reduce la probabilidad de sufrir un infarto, puesto que se logra reducir el colesterol y la tensión arterial.
  • Salmón: Las grasas saludables del pescado azul no tienen rival: fluidifican la sangre, ensanchan los vasos sanguíneos e impiden la formación de coágulos. Reemplazar la carne roja por el pescado ayuda a corregir muchos de los factores de riesgo de un ataque.
  • Berro: Es una fuente incalculable de ácido fólico y vitamina B6. Ambos nutrientes bloquean la acción de una sustancia, la homocisteína, que daña las arterias y debilita el corazón. Acorralar esta sustancia es muy importante, ya que una de cada cuatro personas que sufre un ataque al corazón tiene niveles de homocisteína muy altos.
  • Vino tinto: Beber un vaso de vino tinto de calidad mientras comemos evita que se acumulen depósitos de grasa en las arterias, unos obstáculos que la sangre se ve obligada a sortear a costa del sobreesfuerzo del corazón. Que este buen hábito no te sirva de excusa para superar esta dosis. Aparte de crear adicción, el alcohol daña el hígado y aumenta el riesgo de sufrir cáncer.
  • Ajo: El ajo crudo reduce la tendencia a formar coágulos en la sangre, el motivo por el que se desencadena un ataque al corazón. El aceite de oliva macerado en ajo y perejil picados es un aliño cardiosaludable muy útil a la hora de reducir el consumo de sal, un consejo que alarga la vida del corazón.

El mejor regalo que le puedes hacer a tu corazón es reducir tu peso entro un 5 y un 10%. Ten en cuenta que los kilos de más repercuten negativamente sobre los tres mayores enemigos de este músculo: la diabetes, el colesterol y la hipertensión. Por eso apúntate los siguientes consejos:
  • Más vegetales: Conviene comer dos o tres piezas de fruta al día y dos raciones de verdura, una de ellas hervida o al vapor (acelgas, espinacas, col…etc) y la otra cruda en ensalada.
  • Menos carne grasa: Antepón el consumo de pescado al de carne. Preferiblemente, consume carne de ave o de conejo. Reserva la ternera, el cerdo, el pato y el cordero para ocasiones especiales.
  • No a las grasas: Excluye de la dieta los embutidos, la bollería, los snacks, la comida precocinada y los lácteos enteros (opta por sus equivalentes desnatados).