Dieta para perder peso antes de Navidad.

En un anterior artículo ya publicamos una dieta para perder una talla en navidad, donde encontrarás también un detallado menú para los 7 días de la semana.

¿Te has propuesto perder peso de aquí a Navidad? No lo hagas a cualquier precio. Muchas de las denominadas dietas milagro son desequilibradas y además los kilos que se pierden se vuelven a recuperar rápidamente en cuanto se deja la dieta. Si quieres adelgazar sin sufrir dolores de cabeza, notarte débil o sentirte desanimado/a, incluye los siguientes alimentos en tu dieta:

  • Mejillones: Los mejillones, los berberechos, las almejas, etc. son una fuente extraordinaria de zinc y de hierro, dos minerales que previenen el cansancio y las bajadas de defensas a las que son tan propensas las personas que siguen una dieta baja en calorías, ya sea por falta de apetito o porque quieren adelgazar, además, son un alimento pobre en calorías y en grasas.
  • Pan de Centeno: Algunos de los componentes de este pan negro se hinchan el estómago provocando una mayor sensación de saciedad. Aparte de esta gran ventaja, reduce la absorción de las grasas en el intestino, previene los desvanecimientos y mejora el estado de ánimo.
  • Pavo: Tienes dos razones por las que incluir pavo en tu dieta: contiene vitamina B12, un nutriente escaso en las dietas pobres en carne, y vitamina B6, otro componente que suele ser deficitario en las dietas de adelgazamiento y, sin embargo, es vital porque nos proporciona energía y bienestar.
  • Judías Verdes: Por algo será que las judías verdes son las reinas de las dietas. Combaten la hinchazón porque ayudan a eliminar toxinas, previenen el dolor de cabeza provocado por la anemia, fortalecen los músculos y aumentan la vitalidad.


Además de incluir estos alimentos en tu dieta hay unos sencillos trucos para engañar al estómago y que así no te quedes con hambre:

  • Cocina con clara de huevo: Antes de pasar hambre, añade una clara de huevo cocida a la ensalada. Es proteína pura y tan solo tiene 13 calorías. Otro truco para engañar a tu estómago es preparar tortillas de una yema y dos claras.
  • Prepara salsas más ligeras: En vez de utilizar crema de leche, bechamel o queso, emplea leche de coco. Casi no contiene grasas, y es muy baja en calorías. Con curry, estás deliciosa en cualquier receta de arroz y pasta.
  • Añade color a las menestras de verduras: Acompaña los platos de verduras con un tomate preparado al horno o al microondas, aderezado con ajo y hierbas aromáticas. Otro día, añade a la receta champiñones crudos cortados a láminas, previamente macerados en limón o en vinagre. Son tan exquisitos como bajos en calorías.

Y para completar esta dieta y lograr tu objetivo no olvides beber dos litros y medio de agua al día y hacer algo de ejercicio basta con caminar una hora al día, subir y bajar las escaleras andando en vez de por el ascensor…etc.

Comentarios