Dieta para combatir el Insomnio. Remedios Naturales

Hay una serie de alimentos que pueden ayudarnos a conciliar el sueño. El secreto está en su contenido en hidratos de carbono y en determinadas vitaminas y minerales, nutrientes imprescindibles para conseguir una buena calidad de sueño. Por eso no hay nada mejor que incluir en tu dieta los siguientes alimentos:

  • Yogur: El yogur contiene triptófano, un aminoácido que actúa directamente sobre el cerebro y que ayuda a conciliar el sueño. Tomar un yogur a media tarde o antes de irnos a dormir es una buena costumbre y, además, resulta mucho más saludable que habituarse a los somníferos.
  • Uva: La mayoría de frutas dulces como el plátano, las naranjas, las ciruelas y muy especialmente las uvas, estimulan la producción de melatonina, también conocida como la hormona del sueño. Si, para cenar, tomas uva como postre dormirás mucho mejor.
  • Lechuga: La lechuga ejerce un efecto sedante para el sistema nervioso. Su consumo regular, por lo tanto, resulta muy beneficioso para combatir el insomnio por estrés. Toma una abundante ensalada de lechuga durante la cena y, antes de dormir, bebe el caldo que obtendrás de hervir hojas de lechuga. Dormirás mucho mejor.
  • Leche: Tomar un vaso de leche caliente antes de irse a la cama reconforta y ayuda a conciliar el sueño. El efecto será mayor si le añadimos una cucharadita de miel, ya que, la miel también tiene efectos sedantes.
  • Copos de avena: Este cereal se ha utilizado desde tiempos inmemoriales como remedio para calmar los nervios y conseguir un sueño reparador. Una buena forma de tomarlo es mezclado con otros alimentos con efecto somnífero, como las ensaladas de lechuga, la leche o el yogur.


Además de incluir estos alimentos en tu dieta seguir unos buenos hábitos como los siguientes también te ayudarán a conciliar el sueño:

  • Las cenas ligeras: No comas demasiado por la noche y, sobre todo, evita los alimentos que provoquen una digestión difícil (grasas). Lo mejor son alimentos ligeros como pescado a la plancha, crema de verduras, yogur…
  • Buena digestión: Si te vas a dormir en pleno proceso de digestión, tendrás sueños agitados y no descansarás. Por ello, se aconseja cenar un mínimo de dos horas antes de irse a la cama.
  • Evita los estimulantes: Por la tarde, evita tomar café, té negro, bebidas de cola y chocolate. Es mejor tomar tisanas relajantes como valeriana o tila.
  • Horarios regulares: Procura cenar e irte a dormir siempre a la misma hora. Si tienes problemas de insomnio procura hacerlo, incluso, durante los fines de semana.
  • Darse un baño de agua caliente también resulta muy recomendable, ya que relaja la musculatura y elimina el estrés.

Comentarios