Propiedades de la Granada.

Rica en polifenoles y vitamina c, es una de las frutas más antioxidantes.

Su origen se encuentra en Oriente Próximo y fue una de las primeras frutas en ser cultivadas por la humanidad.

La granada tiene fama de afrodisíaca, no en vano, se plantaban granados en los templos griegos consagrados a Afrodita. Una explicación de esta virtud es su contenido excepcionalmente alto de cinc y manganeso, dos oligoelementos importantes para el sistema nervioso y para la síntesis de hormonas sexuales.


En las semillas rojas se encuentran los nutrientes de manera concentrada. Contienen cantidades muy apreciables de vitaminas c y b2, por lo que es un buen remedio para combatir la sequedad de las mucosas, el agrietamiento de la piel, las inflamaciones de la boca y de los riñones. Pero es la extraordinaria riqueza en compuestos fenólicos lo que hace de la granada uno de los alimentos más antioxidantes. Según estudios científicos, el jugo aporta entre dos y tres veces más capacidad antioxidante que la misma cantidad de té verde y supera a la uva negra.

Entre sus efectos más destacados sobre el organismo se encuentran los depurativos y diuréticos, pues facilita la eliminación de agua y sales. Las personas con problemas hepáticos se benefician de su contenido en los aminoácidos metionina y valina.

La granada es un excelente tónico cardiaco y un remedio de las enfermedades circulatorias y del asma.

Una granada de tamaño mediano aporta 104 calorías, el 15% de la cantidad diaria recomendada de vitamina c, el 13% de la vitamina b6, el 6% del cinc y el 5% del hierro.

Así que ya sabes, incluye esta fruta en tu dieta y benefíciate de sus múltiples propiedades.

Comentarios