Dieta y Alimentos para combatir el frío.

Una mala circulación sanguínea o una dieta poco energética pueden disminuir la eficacia de los mecanismos que nos protegen del frío exterior. Para pasar un invierno lo mejor posible nada mejor que incluir los siguientes alimentos en tu dieta:

  • Pomelo: Los vasos sanguíneos vienen a ser como los tubos de la calefacción central de un hogar. Una ración generosa de cítricos al día, bastan para activar la sangre y, con ello, calentar el cuerpo entero así como prevenir gripes y resfriados.
  • Salmón: Para mantener la temperatura adecuada, nuestro organismo necesita un mayor consumo de hidratos de carbono (legumbres, pan, arroz, pasta…etc.), vitaminas y minerales y grasas. No valen todas. Las grasas saludables del pescado azul, así como las de los frutos secos y las del aceite de oliva engruesan la piel, aumentando su función protectora contra el frío.
  • Cebolla: Este vegetal es una suma de bondades: fortalece las defensas, protege el aparato digestivo, reduce el colesterol y mejora el ánimo. El consumo diario de una cebolla, cruda o cocinada calienta los pies y las manos, ya que, estimula la circulación hacia las extremidades, las zonas que quedan más alejadas del corazón.
  • Morcilla: Al prepararse con sangre, la morcilla es rica en hierro. Un pequeño déficit de este mineral puede tener efectos adversos sobre el control de la temperatura corporal. Abstenerse en caso de colesterol o sobrepeso. La carne magra, las legumbres y la fruta seca son imprescindibles en la dieta del invierno.

Comentarios