Dieta Vegetariana. Ventajas e inconvenientes para la salud.

¿En qué consiste el vegetarianismo (dieta vegetariana)? Esencialmente, es una forma alternativa de comer que elimina productos provenientes de animales muertos (carne, pescado y sus derivados). Según quienes la apoyan, sus ventajas para la salud son muy importantes, pero tampoco son pocos los peligros derivados de seguirla sin equilibrar el régimen y variar los alimentos.

Para seguir cualquier dieta, incluso la vegetariana, lo mejor es ponerse en manos de un Nutricionista  o un Endocrinólogo. Previamente a iniciarla, es importante "conocerse por dentro", es decir, saber si nuestro organismo está preparado para eliminar carne, pescado y derivados de la dieta sin que bajen las defensas o se dé un fenómeno de malnutrición.


Cuando se inicia una dieta vegetariana, se ha de pensar que determinados oligoelementos, necesarios para la vida, van a ver disminuida drásticamente su presencia en el organismo, y que las consecuencias no son buenas. La falta de vitaminas, minerales y proteínas son los problemas más comunes, que pueden derivar en la aparición de raquitismo, trastornos hormonales, desnutrición, osteoporosis y partos prematuros, entre otros muchos trastornos.

Por el contrario, las ventajas de practicar la dieta vegetariana incluyen, entre otras, una disminución de los niveles de urea en la sangre, por lo que está especialmente indicado para personas que tienen problemas nefrológicos. Igualmente está indicado para personas con hipercolesterolemia y además, sirve para prevenir la diabetes. Es de gran ayuda para las personas que padecen artritis reumatoide o problemas cardiovasculares. Tiene propiedades antioxidantes, aumenta la vitalidad, hace perder peso y embellece la piel y el cabello.

La dieta vegetariana, como cualquier tipo de dieta, es mucho más beneficiosa si se abandonan hábitos que se han demostrado perniciosos, como la ingesta de bebidas excitantes, bebidas alcohólicas o el consumo de tabaco y estupefacientes, ni siquiera ocasionalmente. Se ha demostrado, además, que la práctica de ejercicio  diario es clave para mejorar la salud.

Los defensores de este tipo de dieta afirman que una cesta de alimentos equilibrada, completa y bajo supervisión de un nutricionista, es buena para cualquier persona y cualquier edad. De hecho, hay quien afirma que "ser vegetarianos" durante una o dos semanas al año es una práctica muy positiva.

Como conclusión podemos decir que el vegetarianismo no es en sí una dieta más peligrosa que cualquier otra que se siga sin cuidado y orientación. El principio básico de cualquier dieta es que la adaptación a ella debe ser progresiva y escalonada. No se puede prescindir de golpe de un grupo de alimentos, sino que hay que ir reduciéndolos poco a poco. El vegetarianismo puede ser perjudicial para la salud sobre todo en las dietas más extremas.

No obstante, posteriormente hablaremos de un tipo de vegetarianismo más saludable, el cual se ha denominado Flexitarianismo, el cual, como su propio nombre indica, consiste en una dieta mayoritaramiente vegetariana, aunque con un poco de flexibilidad alimenticia. 

Comentarios