Dieta Saludable: El Flexitarianismo. La alternativa a la dieta vegetariana.

En un anterior artículo ya hablamos sobre la dieta vegetariana, con sus ventajas e inconvenientes. No obstante, y a pesar de lo que se diga, las personas que siguen una dieta vegetariana, por regla general sufren menos enfermedades, incluso es muy complicado encontrar a alguien que durante toda su vida haya llevado una dieta vegetariana y haya sufrido algún tipo de cáncer. Sería cuestión de buscar algunos casos, aunque ya de antemano, podemos asegurar que serán muy difíciles de encontrar (Verduras, frutas y cáncer es incompatible)

Claro que una dieta vegetariana conlleva otro tipo de riesgos, así como la falta de hierro y vitaminas esenciales. Dado que el vegetarianismo consiste en no consumir productos derivados de animales muertos, esta dieta descarta por completo el consumir pescado, cuando el pescado se puede convertir en un excelente sustituto de la carne, por su alto valor proteico y su riqueza en aceites omega 3 y 6, aparte de otros beneficios. Es por eso que cuando se une la dieta vegetariana con los conocimientos naturista, nace el flexitarianismo, una dieta especialmente vegetariana, aunque con algunas excepciones.


Flexitarianismo: La dieta de la salud.

No hace mucho se elaboró un estudio en el cual se estudiaba la posibilidad de que el ser humano, por su organismo, realmente no estuviera preparado para ser carnívoro, debido sobre todo a la longitud de nuestro intestino, demasiado largo como para hacer fácil una digestión con alto consumo de carne. Es por eso, que cada vez más, la sociedad está más concienciada en no consumir carne. Algunos lo hacen por no engordar y otros (los más inteligentes), lo hacen porque no se fían de la calidad de la carne, producto que cada vez más, es responsable de numerosas e incontables enfermedades, debido sobre todo a la alimentación artificial que reciben dichos animales durante su crianza.

Por otra parte, para llevar una dieta  rica en vitaminas y antioxidantes, deberemos incrementar el consumo de frutas y verduras. Hay cientos de comidas que podemos preparar con verduras, a ser posible al vapor, ya que en el momento que estas se cuecen o se fríen, pierden algunas de sus propiedades. Debemos evitar en gran medida el preparar los alimentos con el uso del microondas, ya que este sistema de preparación hace que la comida pierda gran parte de sus antioxidantes.

El flexitarianismo no nos exime de ingerir carne, aunque podemos cambiar la carne roja por otro tipo de carne más saludable, así como pechuga de pollo y pavo, claro que el naturista, de igual modo conoce los alimentos que actualmente reciben en las granjas, llegando a las estanterías de los supermercados un producto poco natural, debido a los aditivos y conservantes y añadido a una alimentación anterior del animal a base de piensos artificiales y antibióticos. La opción más saludable es el pescado fresco (no congelado). Habrás escuchado que el pescado congelado no pierde propiedades, pues bien, no es cierto y desde luego que pierde muchas de las propiedades, como cualquier cosa que en su estado natural congelas y después descongelas.

Este tipo de dieta, acompañada del hábito asiduo de hacer ejercicio, nos mantendrá alejados de muchos males para nuestra salud, además de ser una dieta ideal para perder peso saludablemente y sin correr ningún tipo de riesgo, ya que todo consiste en buscar alimentos naturales, los cuales nos hagan una digestión fácil, evitando el ácido en nuestro organismo y contribuyendo a un equilibrio ácido-base de nuestro organismo.

El consumo de alimentos potencialmente alcalinos hace que nuestro organismo esté constantemente activado para combatir virus, bacterias y hongos, y siempre recordando que toda alimentación que nos proteja de muchos de los males derivados de la alimentación, nos está protegiendo directa e indirectamente de la enfermedad de este siglo, el cáncer.

Recordamos que por más que nos intenten vender productos milagrosos "artificiales", el secreto de la salud radica en darle al cuerpo aquello para lo que está preparado para recibir, alimentos que proporciona la naturaleza en su estado natural y no alterado ni conservado.

Evitaremos dos productos altamente peligrosos para la salud, los cuales son azúcar y harina de trigo, huyendo de igual modo de todos aquellos productos que usen antiaglomerantes, producto encontrado para despegar la sal.


Sandro Dutty
Medicina Naturista y Ortomolecular, Dietética y Nutrición, Acupuntura y Osteopatía.