Cómo perder peso sin volver a aumentarlo o recuperarlo

El problema de muchas personas es que comienzan una dieta, la siguen a rajatabla, se esfuerzan y obtienen resultados, pero al cabo del tiempo, comienzan a recuperar el peso que con tanto esfuerzo perdieron. Así que si seguiste una dieta y volviste a recuperar el peso perdido, puede que te ayuden estos consejos.

Cuando se trata de perder y mantener el peso, la cuestión más importante en la que hay que enfocarse es realizar cambios en nuestro estilo de vida
, en lugar de verlo sólo como una dieta. Si estás teniendo problemas para mantener un régimen alimenticio que te parezca cómodo, empieza por hacer ajustes que conduzcan a hábitos que puedas mantener para siempre.

Empieza por marcar metas específicas, pero sé realista. Puedes decir que no volverás a comer pasta nunca más, pero probablemente no sea posible cumplirlo. En lugar de eso, fija una mini-meta. Por ejemplo: si quieres reducir tu consumo de carbohidratos, una mini-meta sería limitar tu consumo de pasta a una vez por semana, luego pasar a una vez al mes y mantener ese régimen como un cambio en el estilo de vida.
Otra gran manera de mantener tu pérdida de peso es anotar todo lo que comes. Esto ayuda a llevar la cuenta de todo lo que entra a tu boca.

Además, no te sientas atada a una dieta baja en carbohidratos de por vida. Un estudio que compara los beneficios de dietas bajas en grasas con las dietas bajas en carbohidratos fue divulgado a principios de este año. Lo que descubrieron es interesante: en términos de pérdida de peso a largo plazo, parece haber un empate en la efectividad de ambas.

Las personas que siguieron cualquiera de las dos dietas perdieron, en promedio, 11 kilogramos en el curso de un año. Dos años después, casi siete de esos kilogramos no fueron ganados de nuevo en los dos grupos. Ambas dietas también provocaron una baja en los niveles de triglicéridos y en la presión sistólica, que es el número más alto en una lectura de presión arterial general.

Algunas personas consideran que una dieta baja en grasa es más fácil de seguir y más satisfactoria. Así que si estás enfocada en perder kilos y mantener la pérdida de peso, elige los hábitos alimenticios que más fácilmente puedas mantener.

Tal vez ya hayas escuchado esto antes, pero en términos de pérdida de peso, la fórmula es muy simple. Para perder 450 gramos, tienes que cortar de tu dieta o quemar vía ejercicio 3,500 calorías. Eso significa cortar sólo 500 calorías al día para perder 450 gramos a la semana.