Cómo hacer un buen masaje erótico. La preparación del masaje

Como dijimos antes, el masaje erótico no tiene por qué terminar en sexo ni por qué llevar a un orgasmo. Podemos hacer esta práctica una vez a la semana durante un més hasta aumentar nuestro deseo sexual y una vez que sepamos y conozcamos todos los puntos que le dan placer a nuestra pareja, el masaje erótico puede ser el comienzo y "precalentamiento" de nuestras noches más...lujuriosas.

A continuación explicamos cómo hacer un masaje erótico adecuadamente y cómo preparar el ambiente para ello, pero antes de nada quiero hacer un pequeño comentario. Ante tu pregunta de cuales son las zonas más erógenas tanto del hombre como de la mujer, déjame decirte que con un buen masaje, convertiremos cualquier zona del cuerpo que acariciemos en una zona erógena.

Con el masaje intentaremos sensibilizar cada centímetro de piel del cuerpo de nuestra pareja y evitaremos la zona genital, lo cual no quiere decir que no hagamos aproximaciones o acercamientos, pero ten en cuenta que en cuanto te decidas a acariciar la zona genital, el masaje erótico habrá acabado convirtiéndose en una provocación sexual en la que dejará de tener efecto aquello que queremos conseguir ( despertar el deseo sexual)

La preparación del masaje erótico

No hablaremos de la decoración donde se vaya a llevar a cabo el masaje erótico, ya que la mayoria de las parejas deberán hacerlo en casa. Deberemos elegir un día a la semana, en el cual no haya prisa ni distracciones. Si tenéis hijos, aseguraros de elegir una hora en la cual no vayan a interrumpir.

Intentarmos hacer un intercambio de masaje, donde primero, durante 30 o 40 minutos lo reciba el hombre y posteriormente la mujer. El orden no es importante.

Acondicionaremos la habitación con un clima adecuado, ni frío ni calor, media luz o velas, a ser posible . Eso dará un efecto erótico. Música de fondo muy bajita e incienso. Estos tres simples efectos nos trasladarán mentalmente a otra habitación olvidándonos de que estamso en casa.

Prepara acéite. Puedes hacerlo con acéite de ducha normal y corriente o aromatizado. Procura que el acéite esté templado al igual que las manos del que va a ejercer el masaje.

Tu pareja no tiene por qué estar desnuda. Cúbrela con una toalla a media cintura, aunque después nos deshagamos de ella y un factor importante para el masaje es ROMPER LA COMUNICACIÓN VERBAL DURANTE EL MASAJE. Lo pongo en mayúsculas ya que muchas personas se empeñan en hablar durante el masaje, rompiendo el efecto mágico y sensual del mismo.

De lo que se trata es de la comunicación sensorial y corporal. Una vez preparado el ambiente y sabiendo lo que no tienes que hacer, pasemos a cómo tienes que hacerlo.

Cómo hacer el masaje erótico

No tienes por qué ser masajista para realizar un buen masaje, ni tienes que tener conocimientos previos para este tipo de masaje. Unicamente debes tener dos virtudes: Paciencia y tranquilidad.

Comienza el masaje boca-abajo desde la cabeza. No presiones, acaricia y deslízate suavemente a lo largo de su espalda. Expande el acéite suavemente a lo largo de su espalda hasta la altura de la cintura. Mezcla presión media de subida con caricias hacia abajo. Emplea las dos manos, la scuales aún siguiendo unos movimientos armoniosos no deben por qué dirigirse a los mismos sitios.

Intenta conseguir el efecto de que tu pareja sienta que la acarician 6 manos. Una vez sientas cóoo se eriza el bello de tu pareja al posra tus manos, dirígete a los gluteos. Los gluteos son una de las zonas mas eróticas que podemos trabajar en un masaje. No tengas prisa y masajealos con tranquilidad y suavidad, compaginando el masaje gluteal con caricias en la parte interna de los muslos, donde conseguiremos el efecto que perseguimos.

Baja hasta los pies, acariciando y masajeando las piernas para posteriormente hacer el recorrido inverso ( de pies a espalda) igual de suave y léntamente vuelve a hacer parada en muslos y gluteos.

Pídele a tu pareja que se de la vuelta y vuelve a comenzar desde la cabeza, deteniéndote en el pecho y masajeándolo suaveme y cálidamente. En el caso de la mujer, está claro que un masaje en los pechos será inolvidable, ya que está acostumbrada a que se los toquen, pero no a que se los acaricien y masajéen.

Acaricia el vientre y dirígete hacia los muslos pasando cerca de la zona genital, pero sin llegar a tocarla. no es necesario hacerlo para despertar el deseo sexual, ya que a estas alturas del masaje lo habremos conseguido.

Una vez hecho esto, cambio roles. Durante unas semanas, deja el masaje sin estimulación sexual de ningún tipo, lo cual no significa que no mantengais relaciones sexuales, pero siempre fuera del masaje. No lo asocieis.

Al cabo de un mes ya podeis desatar vuestros instintos al término del masaje. Lo que está claro es que notareis un aumento del deseo sexual y una complicidad mayor a la hora de hacer el amor.

Nota: Nunca te subas ni te sientes encima de tu pareja para darle el masaje erótico, ya que resulta algo molesto para quien lo recibe.

Comentarios