Beneficios, peligros y composición de las Bebidas Energéticas

Antes de comenzar con los beneficios y los peligros que tienen las bebidas energéticas, debemos saber que las bebidas energéticas no son lo mismo que las bebidas isotónicas, por lo que no son recomendables para reponer la pérdida de minerales después de hacer ejercicio, aunque en caso de hacerlo, deberemos tomar abundante agua para no favorecer al deshidratamiento.

Dicho esto, debes saber que las bebidas energéticas son llamadas "bebidas inteligentes" ya que actúan tanto sobre las capacidades físicas como en las capacidades mentales. Están compuestas de elementos químicos y elementos naturales. ¿ Qué contienen las bebidas energéticas?

La composición de las bebidas energéticas varía en función de la marca, aunque básicamente estos son los ingredientes más habituales:

Cafeína: Este es el ingrediente más habitual. Tiene un efecto estimulante, activando el sistema circulatorio y las funciones cerebrales. Para que te hagas una idéa, en un café encontrarás entre 80-130ml de cafeína, mientras en una bebida energética tendrás unos 250ml.

Taurina: Es un aminoácido esencial, el cual encuentras de forma natural en los alimentos. Se encarga de potenciar la memoria y la recuperación tras un esfuerzo físico.

Hidratos de carbono: Son los nutrientes que proporcionan energía. Este tipo de bebidas suelen incluir sacarosa y glucosa.

Estimulantes naturales: Algunas de estas bebidas suelen contener polen, jaléa real, nuez de Kola, ginseseng, guaraná, etc...

Vitaminas: Suelen incluir vitaminas del grupo B, las cuales son esenciales para la producción de energía.

En su composición vemos prácticamente ventajas y es que, sabiendo utilizar estas bebidas para una noche en concreto, para un duro día de trabajo e incluso para cuando debemos conducir durante horas, pueden ser muy beneficiosas.

El problema e inconveniente es el no saber cómo utilizarlas y no conocer sus efectos adversos. Podemos médicamente decir que si no hay más problemas por el consumo de estas bebidas al mezclarlas con alcohol o abusar de ellas, es porque debe haber efectivamente un dios cuidándonos ahí arriba.

Debes conocer que una de las propiedades de estas bebidas es que son diuréticas y reactivantes de la circulación, por lo que al mezclarlas con alcohol, el cual es otro producto diurético y un dilatador de vasos sanguínéos, corres un fuerte peligro de deshidratación y taquicardia.

Estos factores, debes tenerlos muy presentes. Ni decir tiene, que no se aconsejan para personas diábéticas, embarazadas, niños o mujeres en período de menstruación.

Por lo demás, su uso para casos determinados y días muy concretos, pueden ayudarnos.

Comentarios